9 de diciembre de 2006

Cosmocracia, una lúcida propuesta


Recomendar un libro...

Cuando La Voz Socialista de Valencia de Don Juan parece que pronto va a ver de nuevo la luz, y lo que es más importante, la luz va a leerla, os adelanto una de mis colaboraciones en la revista. Y lo hago porque creo que este libro académico debe ser leído por cualquier ciudadano del mundo. Quizá sea osado decir que critico un libro, mejor hablar de recomendación.


Título: Cosmocracia, política global para el siglo XXI
Autor: Martín Ortega Carcelén
Editorial: Síntesis, Colección Ciencias Políticas, Madrid, 2006
Páginas 302, 23 centímetros


Hasta 1990 el sistema internacional vigente se denominó sistema bipolar o de guerra fría. Desde el desmoronamiento del bloque comunista hasta nuestros días vivimos en un nuevo orden que aún no ha sido bautizado. Martín Ortega, nos propone utilizar el término cosmocracia.

La cosmocracia, concepto que infunde de la idea de democracia, es un régimen político cuyos caracteres definitorios, entre otros, son los siguientes: los actores internacionales abordan y debaten cuestiones de interés general, el lenguaje común nos permite hablar de una civilización global y los ciudadanos del mundo no participan directamente en la construcción del sistema, lo hacen a través de los Estados, las organizaciones internacionales y otros actores internacionales. Los principios que la inspiran son el mantenimiento de la paz, la preservación del medio ambiente, la democracia como el mejor régimen político, la responsabilidad de hacer frente a las crisis humanitarias, el libre comercio y el multilateralismo.

En la política global existen fuerzas que actúan en pro de la consagración del sistema, las que respetan los principios anteriormente enumerados. Pero también la cosmocracia está amenazada, principalmente, por las siguientes causas: la guerra, el terrorismo, el nacionalismo o la religión excluyente, los regímenes políticos no democráticos, el deterioro del medio ambiente y la desigualdad excesiva.

Éstas son sólo algunas de las claves que nos proporciona Martín Ortega Carcelén para entender el sistema internacional que vivimos. El autor es investigador, a propuesta del Partido Popular, en el Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea en París y colabora periódicamente en EL PAÍS. Si quieres saber porqué la Guerra de Iraq violentó la legalidad internacional o porqué España desde que Zapatero es Presidente es un país post-moderno que contribuye eficazmente a la cosmocracia encontrarás la respuesta en este libro.

En contra del discurso académico y político dominante realista, cuando no neoconservador, nuestro autor nos propone una visión positiva de contemplar la realidad. Un espléndido libro que pretende, con la herencia de la Ilustración presente y desde la tradición grociana de pensamiento, dar las claves para introducirnos en el complejo pero atractivo mundo de las Relaciones Internacionales como disciplina académica de la Ciencia Política, y para comprender mejor el mundo que vivimos.


Jorge Mateos Álvarez

3 comentarios:

Masashi dijo...

Hola!!! ¿Que tal che vai?
Me interesa ese tema. Necesita considerar la importancia de los ciudadanos en el siglo XXI.
Pero, ¿Cuál es la diferencia de Cosmocracia y el sistema actual de ONU? Dices, "los ciudadanos del mundo no participan directamente en la construcción del sistema, lo hacen a través de los estados, las organizaciones internacionales y otros actores internacionales."

Por eso, ¿la idea de Cosmocracia está realizado o no? ¿La Cosmocracia y ONU son distintas?

jmá dijo...

Amigo Masashi, en primer lugar voy a felicitarte por tu nivel de castellano, es realmente bueno. Marcel Merle, sociólogo francés, nos define el sistema internacional como el "conjunto de relaciones entre unos actores situados en un medio específico y sometidos a un modo de regulación determinado". Lo que el autor del libro que recomiendo hace es ponerle nombre al sistema internacional en el que vivimos, y le llama "cosmocracia". La ONU sería un actor internacional del sistema, una Organización Internacional Gubernamental. Por ejemplo, cuando Japón firma el Protocolo de Kyoto actúa en pro de la consolidación de la cosmocracia como sistema, porque ayuda a preservar el medio ambiente, pero, cuando envía tropas militares a Iraq para forman la coalición que apoyó la invasión norteamericana de 2003, actúa en contra de la cosmocracia, porque su decisión atenta contra uno de los principios que la inspiran, el respeto a la legalidad internacional. Espero haber aclarado tus dudas. Y espero que en marzo te animes y vuelvas a Santiago a cursar tus estudios. Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Jorge, Soy Martin Ortega, el autor del libro "Cosmocracia" que comentas. Solo queria agradecerte tus generosas palabras sobre el libro, y animarte a seguir pensando (quizas tambien a escribir?) sobre cuestiones internacionales, ya que el mundo necesita gente inquieta como tu. Saludos, Martin