7 de enero de 2007

Un año que se fue y otro que llegó. Pero todo seguirá igual.

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS Y LA CADENA DE ONDAS POPULARES ESPAÑOLAS

¿Cómo definir a este singular personaje? Encontré la respuesta desde el momento en que leí las Poesías completas de León Felipe (Visor Libros S.L. Madrid, 2004) hace algunos meses. Sin más apreciaciones transcribo los siguientes párrafos que, sin que en su momento fueran ninguna premonición sino el dramático reflejo de una época, definen de un modo eminente qué clase de "periodismo" ejerce este señor que tanto odio y división siembra en nuestro país, España, al que tanto dice amar.



Goog Bye, Panamá (1936) palabras de despedida que León Felipe debió decir, y no dijo, en una radio de la ciudad de Panamá, la noche ante de embarcarse para España, el primero de septiembre de 1936.

“En estos dos meses que va a tener ya de vida y de muerte la tragedia de España no sólo se ha abusado de la retórica difamatoria sino que se ha creado hasta una difamación especial. Todos los grandes momentos históricos han originado siempre una expresión bárbara, de gestos agresivos, de palabras injuriosas y de gritos desaforados. Y cualquier necio, con unas fauces de energúmeno, se ha subido siempre al primer banco de la plaza pública para ofrecerle una oratoria enconada y purulenta al mejor postor.


Pero hoy con la radio, sin censura, sin escrúpulos y sin pudor, todos los mastines que saben ladrar bien se han convertido en speakers y no sólo propalan con sus aullidos noticias falsas e ignominiosas, sino que las comentan y hasta filosofan y moralizan sobre ellas.



Este oficio vil y monstruoso que ha nacido con la radio tiene ya un nombre simbólico y vergonzoso en la ciudad de Panamá. Con este nombre se designa el acto de ladrar ante un micrófono calumniando los hechos dramáticos de unos hombres que bien podrían cambiar los destinos del mundo y frente a los cuales el historiador de hoy y de mañana guardará una actitud severa, meditativa y reverente. Este nombre implica, además, estulticia, temeridad, venalidad, y soborno del comercio y de la Iglesia. Es siempre un acto ejecutado por un energúmeno a quien si la radioescucha pudiese ver cuando ladra ante el micrófono, observaría que en las comisuras de su hocico hay una baba negra y amarilla. (...)”

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estupendo quienes aullan como perros son quienes apoyan a los que dinamitaron la T-4... ¿que curioso verdad?

Deja de escuchar a pepe Blanco o terminarás mas idiota de lo que estás. Porque para perros que aullan intentado ser lobos ya tenemos a los del Partido Sometido a la Organizacion Eta.

Para tu desgracia quienes murieron a manos de la izquierda durante los años de democracia jamás podrán disfrutar de la Paz que solo la Justicia traerá cuando se aplique sobre los criminales y quienes les defendeis :)
Hala maja, sin acritud... que ese progresismo de verborrea incansable solo convence a descerebrados y siervos del terror, a los cobardes y resentidos.
Te lo repito, a quienes habéis matado en democracia jamás podrán disfrutar de la Justicia, ni de la Paz.

No tenéis vergüenza y creeis que por citar a algunos personajes ya legitiman vuestra taradez, denigrante y patético.

Y recuerdaló para siempre, matais en democracia y eso ya es Historia :).

Javier Revilla dijo...

Curiosa paradoja del que dispara con palabras con identidad oculta. ¿Quién te crees que eres? Da la cara, si tienes valentía.

"Terminarás más idiota de lo que estás"... Menuda coletilla tienes, bribón. Eso es lo que os enseñan las ondas episcopales, mensajes e insultos que luego repetís hasta la saciedad. Algún clérigo se la meneará en la sacristía sintiéndose poderoso con tanto gramófono andante.

"Siervos del terror"... ¡pazguato!, que no piensas ni lo que dices. Si matáramos en democracia no tendríamos que escuchar vuestras memeces. Claro, que evidentemente no lo hacemos. Para matar ya hubo y hay demasiados apologistas de lo absurdo.

Anónimo dijo...

Tu rosa de la paz sólo destaca por las espinas. ¡Cómo se nota que arrimas el ascua al PSOE: Partido Sospechoso del Once Eme!