23 de febrero de 2011

Última colaboración en 'La Crónica de León'

Próxima estación: esperanza
Dialéctica. En su Loa Bertorlt Brecht comienza denunciando que “con paso firme se pasea hoy la injusticia” y termina como felizmente acabarán nuestros hermanos del Magreb y Oriente Próximo: “los vencidos de hoy son los vencedores de mañana / y el jamás se convierte en hoy mismo”.

Por qué cantamos. Porque Benedetti nos animó a ello y “porque creemos en la gente y porque venceremos la derrota”.

El capitán del amor. Somos deudores de Neruda como lo fue él de quienes aspiraron a universalizar la dignidad del ser humano: “No me detuve en la lucha. / No dejé de marchar hacia la vida, / hacia la paz, hacia el pan para todos”.

Canto de mí mismo. Permítame, querido lector, un guiño sentimental a los que aventamos la obra de Miguel Hernández por nuestros pueblos: “Después del amor, la tierra. / Después de vosotros, nadie”.

Estrategia. Por decirlo con el Exégeta Bíblico, León Felipe: Hay que salvar al rico. / Hay que salvarle de la dictadura de su riqueza, / porque debajo de sus riquezas / hay un hombre que tiene que entrar en el reino de los cielos, / en el reino de los héroes. / Pero también hay que salvar al pobre. / Porque debajo de la tiranía de su pobreza / hay otro hombre que ha nacido para héroe también. / Hay que salvar al rico y al pobre. / Hay que matar al rico y al pobre para que nazca el HOMBRE, / el hombre heroico.

Credo. Suscribo los versos de Whitman A la vera del camino: De la Igualdad -como si me dañara el dar a otros las mismas oportunidades y derechos de que gozo- como si no fuera imprescindible para mis propios derechos el que otros los posean.

Anhelo. Clarificando lo de León Felipe: Seamos todos iguales / pero seamos todos poetas: / no bajemos todos / al ras de la hierba, / subamos Todos / hasta el canto de las estrellas.

Adiós. Ha sido un placer compartir con ustedes esta ventana. Gracias por estar ahí, por creer que aún se puede cambiar el mundo. Tengo que dejarles por otro quehacer más apremiante: devolver la confianza en la política a mis vecinos de Valencia de Don Juan. Y lo intentaré orientando la acción institucional hacia la cultura y la educación. Procurando la tan ansiada justicia social. Eso podemos ganar.

Publicado en La Crónica de León, el 23 de febrero de 2011, página 2
'Atardece en Coyanza DF', fotografía perteneciente al álbum de fotos hermano 'La ventana de una lágrima'

3 comentarios:

Irma dijo...

Suerte!

Saludines utópicos, Irma.-

Óscar dijo...

Suerte!! Nos leeremos dialécticamente pronto ;)

Manuel dijo...

Perfecto epílogo que sintetiza la esencia de tu discurso crónico, nos vemos.